viernes, mayo 04, 2007

Un Calor Que Tetorras



Vaya vaya, qué calores... Y eso que era de noche, ¿eh? Ni más ni menos que 53 grados sobre cero escala Celsius. Evidentemente, este termómetro estaba mal porque, además de no hacer ni mucho menos esa temperatura real, era el 21 de Febrero, je. Por supuesto, fue jubilado en poco tiempo.
QUINTO LEVANTA... PERO LEVANTA YA
Serán cosas mías, pero el tiempo atmosférico me afecta y viceversa siempre. Cuando hace mal tiempo me pongo de mal humor y si hace sol estoy como unas pascuas, lo chungo viene cuando es al revés, claro: Estar de mal humor y que encima me llueva o estar eufórico y encima acelerarse con el sol, como los lagartos. Por suerte o por desgracia, todo eso acabó porque estos días estoy más perro que Rintintín, más vago que el suelo (que lo pisas y ni se aparta) y más perezoso que un funcionario del estado un lunes por la mañana... bueno, que un funcionario del estado.
Si ya lo decía una amiga mía: El tiempo libre es lo peor para una mente ociosa, porque es en estos días en los que a un le da por rayarse la cabeza lo más grande. Echo en falta a mis amigos, echo en falta mi apoyo emocional y echo en falta cariño aquí y ahora... Y si fuera poco, además echo en falta mi cuarto de Almería, las vacaciones de verano y a mi chiqui (por segunda vez). No es nada bueno esto, eh, que luego no te centras ni te concentras ni te concen ni te contras (ya se me ha ido la cabeza, ves).
Pues eso es lo que se me pasa por la cabeza a falta de un mes para los exámenes y mi vuelta a Almería. Si es que no hay derecho... bueno, hay filología, hay magisterio... y qué narices, ¡derecho también hay!

2 comentarios:

Aoshi dijo...

MABUUUURROOOOOO, es lo que tiene acabar las clases y no tener que hacer las practicas por capullo, a ver si me contratan pronto y a currar se ha dicho.

Saludos almerienses

Cid Lavigne dijo...

Bueno, a mí me queda un mes y la verdad es que no llevo bien la presión, ero con tranquilidad se llega a todos sitios.
A ver si puedo disfrutar de este verano...