lunes, julio 07, 2008

Peas for everyone


Pues eso: guisantes para todos. Así coméis verduras y no os falta hierro ni vitaminas y os sentís más positivos y reaccionais mejor ante la gente y os lleváis mejor con todo el mundo y os sentís en paz. Por eso, guisantes para todos.
REVELACIÓN
1. Ayer hice algo que no había hecho nunca: desconecté el móvil por voluntad propia y sin razón alguna... Y, de repente, el día tenía más de 24 horas. Todos los problemas de tiempo y de stress que tenía se esfumaron completamente durante mi ilocabilidad temporal (no sé si esa palabra existe pero, si se puede decir "miembras", puedo decirla tranquilamente) y pude realmente dedicar tiempo a esa persona que peor trato y que siempre estoy muy ocupado como para hacerle caso (YO). Se lo recomiendo a todo el mundo.
2. Uno sabe que quiere tener algo porque no se lo quita de la cabeza hasta que lo tiene, pero uno no se da cuenta de que necesita algo hasta que se lo han quitado o lo ha perdido. Es ese momento en el que tienes un vacío que nada ni nadie puede llenar y que nunca te habías dado cuenta de que lo tenías. Por eso cuando llega el verano y, aún teniendo más tiempo libre que antes, ves menos a tus amigos y haces menos cosas de las que hacías antes, uno se pone melancólico y recuerda cuando la vida era más dura que ahora (sin internet ni televisión satélite, quiero decir). Es preferible una vida en el mundo real que mil en el virtual, sobre todo porque la primera opción no requiere una cuota al mes (si no contamos la comida y la cama, claro).
3. Cualquiera que salga contigo de copas y de pubs y se divierta se considerará colega tuyo y te dirá que "eres un tío de puXX madre" (sin tener nada que ver con las meretrices), pero ¿cuánta de esa gente te acompaña luego a hacer fotocopias o te escucha cuando acabas de suspender un examen o canta contigo versiones propias de La Oreja de Van Helsing? (esta última sólo unos pocos seleccionados). Cuando se buscan excusas tales como un café o unas rebajas para ver a alguien aunque sea un par de horas tras coger el coche desde la otra punta, es cuando tienes un amigo. Me siento afortunado (sobre todo después de salir de los locales sin ventilación).

1 comentario:

Asato Tsuzuki dijo...

Ains, qué bonito ^__^

La verdad es que estamos ya tan acostumbrados a depender de los mil y un aparatejos, que cuando nos los quitan y no es voluntad propia, no podemos vivir sin ellos, pero cuando somos nosotros los que dejamos de prestarles atención, es cuando nos damos cuenta de que existe vida más allá de la tecnología.

Por otra parte, espero que disfrutases mucho de tu día dedicado a ti mismo, que últimamente se te notaba un poquito que te hacía falta dejar pasar el estress (y escuatros y escincos varios también :P)

Un abrazo tio ^__^