miércoles, mayo 21, 2008

Risilla malévola


Qué grimazo de galletas, parecen los títeres esos que te acechan en la oscuridad y se ríen sin motivo para ponerte nervioso. Por cierto, ciento cincuenta y un posts ya, creo que con esto se cierra la primera temporada de mis escritos.
MY WORLD ENDS WITH ME
Desde que empecé este blog me ha pasado de todo: desde becas de estudios en otras ciudades hasta infartos por supuestas deudas impagadas. Letras de canciones importantes en ciertos momentos de mi vida, fotos de quedadas con la gente que he ido conociendo e imágenes curiosas también han visto su rinconcito en mis reflexiones personales (inc) y siempre desde mi punto de vista, claro. La pena es que quizás no he conseguido expresar todo lo que quería, pero el transcurso ha sido divertido así que me doy por satisfecho al 80% (el otro 20% ha sido que me gustaría que me hubiera leído más gente pero en fin...).
Por eso este blog, por eso este post y por eso este título: ha llegado la hora de cerrar una etapa de mi vida y abrir otra en la que hay que hacer un cambio de aires y tengo que hacerlo yo. Lo bueno es que podéis seguir siendo espectadores de mis andanzas, lo malo es que no puedo contar con nadie para seguir mi camino, sin embargo, esto no quiere decir que vaya a dejar de escribir, sólo quiere decir que "por hoy ya está bien". No es una despedida, es un "hasta luego".
Gracias por leerme, siempre me ha hecho ilusión servir de algo.
P.D:
"Si algo te parece demasiado complicado o demasiado sencillo es que te falta información" - Yo mismo.

2 comentarios:

el_jamaspensante dijo...

congratulations mr. frijantin!!
Como dice la canción de los pokemon: 150 o más quedarán por ver, maestro blogeró es lo que yo quiero seeeeer!!jej
Sigue con tus escritos que yo t seguiré leyendo, que lo mismo los puedes recopilar todos en papel y hacer un libro-diario, que eso mola!
1 abrazooor!!

Asato Tsuzuki dijo...

Si que dan grima las galletas, si... y lo peor no es eso, es ver cuando están todas ahí, unas al lado de otras, mirándote con aviesas intenciones...

Cambiando un poco de tema: no te ralles tanto, que no merece la pena (aunque de eso te das cuenta más tarde, cuando has pasado el marrón de rallarte)... además, yo creo que ya va siendo hora de que tus problemas no te los comas tu solo, no? que hay amigos y gente que te comprende (por increible que parezca :P)

Cuidate anda, un abrazo.